Get Adobe Flash player

COMISIÓN DE LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

URUGUAY TRANSPARENTE

CARTA FUNDACIONAL DE JULIO DE 1995

FUNDAMENTOS

La corrupción es un flagelo de la sociedad en proceso de crecimiento en el mundo entero.

Actúa en relación al cuerpo social de la misma forma que lo hace la enfermedad con el cuerpo humano. Coexiste con el mismo pero es rechazada y retrocede, cuando éste cuenta con defensas suficientes, o avanza y lo destruye, cuando estas defensas están debilitadas o ya no existen.

Las defensas de la sociedad ante la corrupción tienen su mayor reserva en la escala de valores de los individuos que la componen. Cuando ésta lo percibe como un elemento extraño, ajeno y agresivo, la rechaza; por el contrario, cuando el ser social la asume como natural o normal, como parte aceptada de su propio cuerpo, la corrupción encuentra el camino libre y avanza.

En el Uruguay esos valores estuvieron sustentados en una cultura solidaria, un Estado garante y promotor de los mismos,  profundamente respetado y una institucionalidad democrática firme y prestigiosa.

Distintos factores han incidido en las últimas décadas en el deterioro de esa escala de valores.

Por un lado, un mundo cada vez más competitivo que impone una lucha muchas veces despiadada del hombre contra el hombre y de éste contra la naturaleza y el medio ambiente, en pos de acceder a una oferta siempre creciente de consumo.

Por otro lado, una institucionalidad profundamente herida por la dictadura militar que nuestro país soportó desde 1973  hasta 1985 y fundamentalmente por no haberse podido lograr, en los once años que han transcurrido desde que se recuperó la Democracia, las transformaciones de fondo en las instituciones del Estado que le permitieran recuperar a éste la confianza y credibilidad de la gente.

Resulta imprescindible generar instrumentos que actúen como catalizadores y canalizadores de las reservas éticas de la sociedad y de apoyo a las instituciones, en la lucha contra la corrupción.

Inspirados en este sentimiento común, un grupo de ciudadanos, provenientes de los más variados sectores sociales, políticos y religiosos, hemos decidido, en el mes de Julio de 1995, constituir una Comisión Nacional de Lucha Contra la Corrupción.

INTEGRACIÓN

La Comisión se constituye con los 9 miembros fundadores. La aceptación de un nuevo miembro integrante, deberá contar con el voto favorable de la unanimidad del Cuerpo.

La remoción de un integrante sólo podrá hacerse por el voto conforme de la totalidad del resto de los componentes del Cuerpo.

La designación y mantenimiento en el cargo de Presidente, requiere la aprobación mínima de 2/3 de los componentes. Cuando esto no suceda, la misma será ejercida en forma rotativa.

Todas las demás decisiones se adoptan por mayoría simple.

OBJETIVOS

Promover y desarrollar campañas educativas en defensa de los valores éticos de la sociedad.

Proponer medidas a los efectos de combatir las causas que posibilitan la corrupción.

Constituirse en el instrumento al servicio de los ciudadanos, para que éstos puedan denunciar aquellos actos o hechos que puedan considerarse de corrupción, sin que ello constituya un riesgo para el denunciante.

Detectar por esta vía situaciones que escapan al control de las instituciones pero que nunca pasan desapercibidas al común de la gente.

Transformar la sensación individual de impotencia en comprometida actitud con la defensa de la Democracia, el Estado, sus Instituciones y los derechos del individuo.

Procesar, calificar y canalizar la información recibida con las jerarquías correspondientes en cada caso, a la vez que vigilar los correctivos aplicados por parte de éstas y sus resultados.

Informar a la opinión publica, haciéndose  responsable de tal actitud, cuando comprobadas las irregularidades y agotadas todas las instancias, no se adopten por parte de las autoridades competentes los correspondientes correctivos.

Actuar en todos los casos al margen de compromisos de cualquier tipo que no sean los que surgen de la propia razón de su existencia.

INFRAESTRUCTURA OPERATIVA

En la medida que se lo considere necesario, se designarán Delegaciones Departamentales y Locales en el Interior de la República.

Un amplio y calificado equipo multidisciplinario apoya y asesora honorariamente las actividades de la Comisión.

FUNCIONAMIENTO

Es cometido prioritario de la Comisión, desarrollar campañas publicitarias-educativas acerca de los efectos negativos de las prácticas de corrupción y la forma en que afectan los intereses económicos, comerciales, sociales, políticos y culturales del país y cada uno de sus integrantes.

La Comisión mantiene contactos y vínculos con organizaciones similares existentes en otros países y con organismos internacionales, gubernamentales o no gubernamentales, vinculados con el tema, con el objetivo de conocer otras experiencias e intercambiar información y apoyo.

MIEMBRO FUNDADORES

DRA. JACINTA BALBELA

Ex Presidente de la Suprema Corte de Justicia.

Ex Directora del Instituto Latinoamericano de Naciones Unidas para la Prevención del Delito y Tratamientos del Delincuente.

DR. ALBERTO ZUMARAN

Ex Senador (1985 – 1995)

Candidato a la Presidencia de la República por el Partido Nacional en los años 1984 y 1989.

Ex Secretario de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (1981 – 1985)

DR. HÉCTOR LESCANO

Ex Diputado (1985 – 1995)

Secretario General del Partido Demócrata Cristiano.

Asesor del Rector de la Universidad de la República.

SR. VÍCTOR VAILLANT

Ex Diputado (1985 – 1989)

Ex Presidente de la Comisión Nacional de Repatriación.

Presidente de la Administración de Ferrocarriles del Estado.

SR. JORGE ARTAGAVEYTIA

Empresario Rural.

Ex Presidente de Cooperativas Agrarias Federadas. (C.A.F.)

MONSEÑOR LUIS DEL CASTILLO

Obispo Auxiliar de Montevideo.

Ex Rector de la Universidad Católica del Uruguay.

PARTOR EMILIO CASTRO

Pastor de la Iglesia Metodista.

Ex Secretario del Consejo Mundial de Iglesias.

SR. JOSÉ D’ELIA

Ex Presidente y actual Presidente de Honor del la Central del Trabajadores (PIT-CNT)

SR. GUSTAVO VILARO

Secretario de la Cámara Nacional de Comercio del Uruguay.  

Montevideo, Julio de 1995